miércoles, 10 de junio de 2009

Artistas más importantes del arte pop. Publicado por María Susana Rodríguez Sánchez









Roy Lichtenstein


Es conocido sobre todo por sus interpretaciones a gran escala del arte del cómic:

“Nosotros pensamos que la generación anterior intentaba alcanzar su subconsciente, mientras que los artistas pop intentamos distanciarnos de nuestra obra. Yo deseo que mi obra tenga un aire programado e impersonal, pero no creo ser impersonal mientras la realizo”

Las primeras obras del estadounidense eran de estilo expresionista abstracto pero después comenzó a experimentar con imágenes tomadas de los cómics. Finalmente se dedicó por completo a producir arte mediante imágenes comerciales de producción masiva. Sus historietas de cómics, como Good Morning, son ampliaciones de personajes de los dibujos animados reproducidas a mano.

Sus últimas reproducciones son de personajes muy populares de la novela rosa y copias de postales de templos clásicos y muestran la influencia de Pablo Picasso.

También sus esculturas recrean los efectos de los cómics, como sus obras en cerámica. Una de sus obras, Shipboard Girl, se expone en Kunsthalle, Alemania. En 1993 el Museo Guggenheim de Nueva York expuso una retrospectiva de su obra que viajó por muchos países.











Richard Hamilton


Se le reconoce como uno de los iniciadores del Pop Art inglés. Realizó sus estudios de pintura en las Escuelas de la Real Academia de Londres. Trabajó como delineante técnico, y ya en 1950 realizó su primera exposición en solitario, en la que presentaba una serie de aguafuertes. Comenzó a impartir clases de tipografía y diseño industrial en la Escuela Central de Artes y Oficios. Hamilton fue uno de los primeros artistas que se interesaron por la publicidad y por los cómics americanos.
El año 1956 fue otra fecha clave en su carrera: se celebró la exposición “This is tomorrow”, en la Whitechapel
Art Gallery de Londres. Allí presentó su collage, obra en la que se encuentran presentes muchos de los elementos de la cultura trivial americana: una chica de revista, un culturista, un televisor, un emblema de la Ford, un cartel de cómic, una aspiradora, un cartel de cine, un retrato de un antepasado centenario y un enorme chupa-chup con la inscripción ‘pop', sostenido por el culturista a modo de raqueta de tenis, todo ello bajo un techo que no es más que el planeta Tierra.
Este collage se convirtió en la imagen programática del Pop Art británico. En él Hamilton muestra su fascinación por ciertos iconos de la opulencia americana, no sin ciertos toques irónicos. Por otro lado, utilizó una técnica típicamente cubista , surrealista y también dadaísta , el collage, plena de sofisticaciones, alusiones a ciertos iconos
y ambigüedades.
Para Hamilton fue decisiva la influencia
de Marcel Duchamp , al que conoció a través de Nigel Henderson durante sus estudios en la Real Academia de Londres.
Durante las décadas de los 60 y los 70 realizó una serie de
‘productos'. Jugaba sutilmente con la percepción de iconos popularmente reconocidos, a los que otorgaba la categoría de objetos artísticos, resumido todo elloen: “¿Qué es exactamente lo que convierte un objeto en obra de arte?”.
En 1970 obtuvo el Premio Internacional Talens. En 1979 se presentó una retrospectiva de su obra en la Tate Gallery de Londres y también en la Kunsthalle de Berna (Suiza). En 2003 se celebró otra retrospectiva en el MACBA de Barcelona, que abarcaba toda su producción.





Imágenes(en orden de lectura): Collage, Picasso's meninas, Naked woman, Cuatro autorretratos








Peter Phillips


El británico,
que es uno de los pocos aún en activo, fue uno de los pioneros y ha influido en muchos artistas Sus primeros cuadros, inspirados en el ambiente industrial de Birmingham, se pueden calificar de “realismo social”, pero pronto se interesó por el expresionismo abstracto. Viajó a Italia interesándose en los primitivos anteriores al Renacimiento. En sus últimos años de estudios en Londres, produjo algunos de los primeros ejemplos del nuevo movimiento “pop”, como “Entertainment machine”, en los 60, donde se mezclaban objetos de la cultura popular (cómics y máquinas de “pinball”) en una ordenación simétrica, inspirada en los altares medievales italianos y en la abstracción geométrica. Entabló amistad con los principales nombres del naciente “pop art” americano. En Nueva York empezó a formar su estilo más personal: prescindió de los pinceles y aplicaba los colores a pistola, buscando un acabado industrial, diametralmente opuesto a lo que se entendía por obra de arte. Su serie “Custom Painting” iniciada en 1964 reúne motivos tomados de publicaciones, y mostró un creciente interés por la estética maquinista. en los 80 se distanció un tanto del “pop” a favor de una figuración menos inteligible y de colorido más denso. Su producción más reciente incluye ensamblajes y pinturas de formatos atípicos, dentro de su habitual acabado cuasi-industrial, e incluso ha diseñado portadas de discos (The Strokes). Phillips fue incluido en una colectiva sobre el “pop” británico en el Museo de Bellas Artes de

Bilbao (2005).









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada